10.000 ejemplares de 4.000 títulos de todos los géneros literarios hacen parte del Salón del Libro Infantil y Juvenil en la Fiesta del Libro de Medellín.

Hablamos con María Osorio de Babel Libros sobre el Salón del Libro Infantil y Juvenil que se organizó junto a la librería Al pie de la letra alrededor de la Diversidad.  Este espacio estará abierto del 10 al 17 de septiembre en la Fiesta del Libro de Medellín.



¿Cómo se organizó el Salón del Libro Infantil?

Hace 5 años un grupo de editores de literatura infantil de América Latina propuso a la organización de la Fiesta del Libro que durante el evento se creara un salón que reuniera a editores y libros de la región. No solo el lugar de Colombia en el continente que permite un acceso fácil para el resto de países sino el interés de la organización en manos de las autoridades locales por convocar a la ciudad a una feria con un tono diferente, no exclusivamente comercial, nos permitieron iniciar este proyecto. En estos cuatro años hemos logrado una importante presencia del libro infantil en Medellín y el éxito de su primera versión animó a los organizadores a convocar dos salones más: el Salón del libro universitario y el Salón de libro independiente. Esta manera de exponer la oferta, curada por libreros y pensando en los lectores, hace la diferencia en la Fiesta del Libro de Medellín.


 ¿Este año el Salón gira alrededor de algún tema en específico?

El Salón este año está dedicado a la Diversidad. Una parte del salón hace énfasis en la diversidad de opinión, de género, de gente, de culturas. Pero también pensamos que la diversidad es una cualidad que define a las librerías, así que el salón es la muestra más completa y diversa de libros para niños que circulan en Colombia.


 ¿Cómo se seleccionan los libros que hacen parte del Salón?

La selección de los libros está a cargo de las dos librerías que coordinan el salón, Al pie de la letra de Medellín y Babel de Bogotá. Se hace una convocatoria abierta a todos los editores y distribuidores de Lij, se hacen visitas a los distribuidores más grandes para conocer novedades de primera mano, y sobre esa oferta los libreros seleccionan lo mejor para exponer en el salón. La idea es sobre todo dar espacio a los libros de calidad que tienen pocos espacios para circular y darse a conocer.

 

¿Cuál es la importancia para el sector editorial en Colombia que existan estos espacios en las ferias del libro?

El libro infantil tiene poco espacio para su exposición y para su encuentro con el público, así que muestras como esta que recogen la oferta en circulación en un espacio organizado temáticamente, atendido por libreros y por estudiantes de bibliotecología, filología y literatura, es una gran vitrina para los editores. Los editores también están presentes en la feria y ambas actividades se complementan, ojalá estas maneras de hacer se repliquen en otras ciudades. Finalmente, es innegable que para los lectores es más fácil encontrar los libros que les interesan cuando la oferta está dispuesta para ayudarlos. La construcción de lectores pasa por hacer fácil ese encuentro con los libros y en eso consiste la tarea de los libreros y esa es la apuesta de este salón.


¿De qué países y en que idiomas se pueden encontrar libros?

Los libros que están en el salón son los que están disponibles en el mercado colombiano: libros colombianos y de todos los países de América Latina y España. Este año hay una pequeña presencia de libros en inglés, un experimento de los libreros para conocer la respuesta y la necesidad del público de libros en otros idiomas, posibilidad que nos la planteamos a partir del éxito que tuvieron los libros franceses en la Feria de libro de Bogotá. Vale aclarar que la muestra de libros que se hace en el salón siempre se hará basada en la en la oferta disponible en el mercado, pues la idea es fortalecer y apoyar a editores y distribuidores que trabajan en el país. No se trata de aprovechar coyunturas sino de fortalecer el mercado local.

 

¿Grandes y chicos pueden disfrutar de las actividades que se realizarán?

Como parte integral de la muestra se desarrolla un seminario para adultos, este año con una gran presencia de autores y especialistas brasileños. También se hará la presentación en Medellín de la recién creada Asociación de Creadores Colombianos de Literatura Infantil y Juvenil, muchos de ellos presentes en la fiesta y sus libros disponibles en el salón. Comfenalco ha preparado, al ingreso del salón, una exposición dedicada a Mark Twain en la cual durante toda la feria habrá actividades y lecturas para niños y jóvenes.


 

¿Qué pueden encontrar los asistentes del Salón?

En el salón hay una exhibición de 10.000 ejemplares de 4.000 títulos de todos los géneros literarios. Especialmente destacados se encuentran los libros de autores brasileños editados y traducidos en Colombia; una amplia oferta de libros de Arte y Música para niños; un destacado especial de libros que abordan los temas de duelo y conflicto; una oferta de la obra de Mark Twain, y una oferta, que nos enorgullece especialmente y que crece cada año de libros de autores, ilustradores y editores nacionales de literatura infantil y juvenil. Una variedad que junta sólo estará disponible en este salón en Medellín durante la semana del 10 al 17 de septiembre.

 

¿Por qué visitar el salón y cuál es la importancia de la lectura en la primera infancia?

La oferta, y la manera en que está dispuesta, invitan a entrar y a compartir en familia. Y es indudable que la lectura se contagia con el ejemplo y que aunque los lectores se construyen en cualquier momento de la vida, allanamos el camino comenzando con los pequeños en busca de un lector adulto preparado para participar crítica y activamente en la vida pública.