La gran biblioteca latinoamericana para niños y jóvenes.

Hablamos con Constanza Mekis desde IBBY Chile, quien nos contó sobre los retos de las bibliotecas escolares, las prácticas de lectura en su país y el gran proyecto L.A Biblioteca Latinoamericana para niños y jóvenes..

 

¿Cuáles son los retos de las bibliotecas escolares?

Los desafíos de la biblioteca escolar son varios, en primer lugar podría mencionar la conformación de la colección, la que debe contar con una gran variedad de libros, de distintas temáticas y formatos, para que todo lector pueda satisfacer su curiosidad  en ese lugar. En esta misma línea, destaco el espacio, el que debe ser acogedor y accesible al lector. Así como también contar con un mediador que sea capaz se motivar a los estudiantes a leer, a conocer sus intereses y entusiasmarlos desde ahí.

Pero sin duda el mayor desafío que enfrenta una biblioteca escolar, es tener la capacidad para articular el conocimiento. Es decir, de generar desde la biblioteca misma, distintas estrategias, en conjunto con profesores de las diversas asignaturas, que permitan a los estudiantes acercarse al conocimiento y la lectura de manera integral. Abrirse a la comunidad y sus agentes culturales y sociales es un gran reto.

¿Cómo se forman lectores desde la escuela?

Para formar un lector es necesario realizar un trabajo sistémico entre distintos actores: profesores, bibliotecarios, agentes culturales y la familia, de modo que todos trabajen en conjunto por lograr un objetivo común, que el lector crezca, se fortalezca y se vuelva autónomo. Para que esto ocurra es importante e imprescindible que el lector se encuentre en el centro. Es decir, que sea cual sea la estrategia que escojamos para formar lectores, éstas deben estar pensadas para cada individuo, considerando sus intereses, su contexto social y cultural, de lo contrario los esfuerzos que se hagan no llegaran a buen puerto.

Aprender acerca de la apreciación estética de los libros, la infinidad de lecturas posibles, la importancia de la alfabetización literaria, las nuevas y viejas formar de acercar a la lectura, los libros informativos y su papel en la formación de niños curiosos, el rescate de nuestra identidad y patrimonio natural. Establecer parámetros para que tengamos cada vez un número mayor de buenos lectores,  que  se asombren y permitan reflexionar a sus docentes y mediadores, niños y jóvenes de diferentes contextos socioculturales.

¿Qué es ser mediador de lectura y cuál es su labor?

El mediador es el puente que le permite al niño acercarse al mundo de la lectura y como tal, debe abrir un camino para que se llegue a la otra orilla, a los libros. Para que esto se logre y el niño no se quede en la mitad del puente o deshaga el camino andado, es fundamental que el mediador se dé el trabajo de conocer al lector y sus intereses, de modo de abrirle distintas posibilidades de lectura, tanto en formatos como en temáticas, para que así el lector encuentre placer en el acto de leer.

El mediador debe ser capaz de aportar sugerencias tanto en el ámbito de la ficción como de la no-ficción, de modo que pueda despertar en el lector la curiosidad por las distintas áreas del saber y, a la vez, abrirle el mundo de la literatura. Abrirse también a distintos soportes y medios actuales. De modo, que el lector se desarrolle íntegramente, tanto en habilidades, como conocimiento e inteligencia emocional.

¿Cómo están las prácticas de lectura en su país?

Afortunadamente las prácticas de lectura se encuentran en desarrollo, se ha avanzado mucho, pero aún falta bastante, hay desafíos que debemos asumir. Como por ejemplo, que se considere la lectura desde una dimensión integral, amplia y enriquecedora, es decir, abarcarla desde distintas aristas y no solo desde el punto de vista literario; también debemos profesionalizar (de manera creativa) los distintos espacios en donde se ejerzan estas prácticas y por último, terminar de derribar ciertos prejuicios en torno a algunos géneros como el libro álbum, el libro silente o el libro juego, hay que comprender que cada género tiene su estructura y potencial.

En Chile ha habido un crecimiento muy alentador en torno a la  formación de lectores y a la producción de literatura infantil y a las instituciones privadas que se dedican al fomento lector, sin embargo, nos hacen falta más años de trabajo y desarrollo formativo para darle solidez a una política pública educacional y cultural que vaya articulando y encause todas estas iniciativas.

Es necesario seguir explorando el valor de los lectores, de la lectura, sus mediadores,  sus usos, frecuencias y alcances en el proceso educativo del alumnado, y asimismo, analizar el ámbito de sus procesos y las habilidades de información acerca de las interpretaciones de las lecturas en todas las asignaturas y los niveles escolares; ver la apropiación y comprensión de las lecturas, sus accesos y usos, que se han entregado desde las políticas públicas; conocer a sus creadores, conocer buenas prácticas de profesores en ejercicio y, sobre todo, formación de lectores acerca de cómo mejorar la lectura en las escuelas primarias y secundarias.

Nuestra sociedad necesita buenos lectores, ya sea en el ámbito familiar, escolar, social o laboral, pues la lectura permite situarse en una tierra fértil de comprensión, humanidad y sabiduría. El ambiente de la lectura genera, en cada uno de nosotros, un cambio interno y externo.

¿En qué consiste el proyecto L.A. Biblioteca de América Latina para niños y jóvenes?

Es una biblioteca destinada especialmente a los niños y jóvenes, que espera convertirse en un lugar donde tenga cabida la creación, el esparcimiento y el aprendizaje interactivo. Además de ser un espacio donde se integren y converjan las distintas culturas y el patrimonio de Latinoamérica.

Se trata de un modelo cultural original, único y de largo aliento, que espera poder vincular a los niños y jóvenes con la región, desde el conocimiento, el afecto, la interacción y la curiosidad.

¿Sobre qué cimientos se construyó este proyecto?

En primer lugar, desde la necesidad de que la lectura sea considerada desde una dimensión cultural amplia. Es decir, como un vehículo que permita vitalizar y valorizar la cultura en sus distintos ámbitos, como una manera de acceder a los  intereses de cada cual y una forma de encontrar nuevos temas que demanden nuestra atención.

Por otra parte, se espera poder contribuir a la formación de lectores autónomos y críticos, para que de este modo, como país logremos mejorar nuestros índices lectores y acercarnos cada vez más a los resultados que obtienen los países desarrollados.

También se sustenta en el pensamiento de Genevieve Patte, de acoger con dignidad a todos y ayudarlos a nutrirse y a crecer desde una lectura compartida. Agrego, compartir el mundo que nos rodea y gozar de lo que nos regala cada libro, cada hoja, cada creador, sus ideas, sus lenguajes, conectar las raíces comunes que nos unen entre nuestros países y etnias.

Es un gran anteproyecto, vasto y de largo aliento, porque creemos que Chile y los países latinoamericanos estamos preparados para un desafío mayor. La idea es crear  en Chile, L.A. Biblioteca Latinoamericana para niños y jóvenes, surge del referente mundial International Youth Library, ubicada en Múnich, Alemania, y fundada en 1949 por Jella Lepman. Esta biblioteca se ha convertido en un centro cultural para niños y jóvenes de reputada calidad para el mundo entero, siendo la única en su tipo.  Es un gran arco iris en nuestro horizonte.

Por último, me gustaría agregar que este es un proyecto que aún está en progreso y por el que trabajamos varias personas e instituciones, entre las que están la Fundación Había Una Vez, IBBY Chile y un equipo comprometido y ad honorem conformado por dieciséis personas. Además, se han realizado diferentes pasantías y estudios para que este proyecto se concrete y logre los objetivos que lo impulsaron, como por ejemplo el estudio que se hizo durante de un año y medio en la biblioteca para jóvenes Cubit, (Universidad de Zaragoza) en el que se analizaron los alcances de la formación y de los gustos lectores de los jóvenes. También se están realizando estudios cualitativos y cuantitativos para evaluar el lugar donde se emplazará el proyecto, los gastos de inversión, los ingresos, etc. Pues para tan magno proyecto, se requiere de información sólida y de diferentes disciplinas, para que de este modo el proyecto crezca y se desarrolle de manera consistente.

¿Cómo sueña esta biblioteca?

Sueño que quien visite L.A. Biblioteca tenga una experiencia nueva y enriquecedora, que le permita el encuentro con la cultura y sus intereses germinen desde la curiosidad e interactividad hacia lugares insospechados. Un espacio mágico de esparcimiento, inspirador de ilusiones y creaciones… "la Alejandría para niños y jóvenes”.

Por ello, es que esta biblioteca estará abierta a todos y contará con distintas salas, unas con colecciones permanentes, como por ejemplo: la sala de las grandes creaciones literarias; la sala de la música, la sala de los juegos, muñecos y títeres; la sala juvenil,  la sala silenciosa, entre otras. Por otro lado, habrá otras salas que se irán modificando según las actividades que se programen, podremos encontrar por ejemplo, la sala de la Flora y Fauna, la sala de gastronomía, la sala de los pueblos indígenas, la sala de los grandes monumentos arqueológicos, etc.

Todas estas salas tendrán un elemento en común: contarán con una colección de libros de primera línea y material didáctico que permita acceder al conocimiento desde la interactividad. De modo de que siempre sea atractivo visitar una vez más este espacio. Que los ciudadanos se vinculen a este espacio de manera natural para ir comprendiendo todos los misterios del mundo cultural, natural y social.

  1. A BIBLIOTECA responda a las necesidades que surgen tanto en el campo de los no lectores como en el ámbito lector, entendiendo que el derecho a gozar de la lectura es una de nuestras facultades más básicas e importantes para desarrollarnos como individuos completos y capaces.

Nuestro sueño es conformar una comunidad lectora que dé cuenta de las distintas lenguas, culturas, historia y geografía que hacen de Latinoamérica un tejido de gran diversidad y riqueza cultural. Pero no queremos hacerlo solos, y es por eso que L.A. Biblioteca busca también ser un puente de colaboración a nivel Iberoamericano, entendiendo que el intercambio con países como España y Portugal es y seguirá siendo fundamental.

¿Cuál es el objetivo principal de L.A. Biblioteca?

Es difícil dar con un solo objetivo, considero que éste puede dividirse en siete grandes pilares.

El primero de ellos es crear un fondo bibliográfico de excelencia que se actualice constantemente; en segundo lugar valorar nuestra Latinoamérica, dando a conocer lo que nos une e identifica, además de generar empatía por lo diverso. Tercero crear cultura, es decir, entregar un capital cultural que permita contribuir a formar ciudadanos críticos. Cuarto, educar de manera interdisciplinaria, acogiendo las inquietudes de los niños y jóvenes en el conocimiento humano. Quinto, ofrecer una vanguardia digital para aprender de diversas formas. En sexto lugar, considerar el juego como una forma de aprendizaje, que enriquezca y fomente la lectura, conformando un imaginario lleno de posibilidades. Y por último, abrir la biblioteca al mundo, que esto permita desarrollar alianzas internacionales, de modo de lograr otorgarle dinamismo y variedad a las distintas áreas del conocimiento.

¿Cómo están vinculadas las otras secciones IBBY en Latinoamérica?

 

Están vinculadas desde la génesis del proyecto, pues cada una de éstas entregará el mundo cultural de su país al espacio de L.A. Biblioteca. Además colaborarán con los contactos y vinculaciones de las instituciones culturales de sus países, de modo de favorecer el conocimiento integral de la cultura latinoamericana. Por supuesto, esto aún se está desarrollando, estamos en una etapa embrionaria, vigorosa y de gran apertura para recibir apoyos, ideas, estrategias que nos ayuden a cumplir este sueño latinoamericano. Por eso, aprovecho de agradecer quienes nos han apoyado, al CERLALC, a todas las siguientes secciones de IBBY que existen en Latinoamérica: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Perú, Uruguay y Venezuela. También se han sumado al patrocinio IBBY Internacional y desde Alemania la sección de IBBY y la  Biblioteca Internacional para Niños y Jóvenes.

¿Cómo se están conformando las colecciones de libros que harán parte de L.A. Biblioteca?

La conformación de la colección está pensada desde varios componentes, la primera de ellas es de carácter histórico, que considere el desarrollo y producción editorial de los distintos países de la región. También contará con una selección de libros por temas, acorde a las temáticas de cada una de las salas, tanto de las permanentes como de las temporales.

Por otro lado, la colección no solo contará con obras de creadores latinoamericanos, sino que también ofrecerá libros de excelente calidad del resto del mundo, aquellos libros imprescindibles, que le permitan al lector acercarse desde la lectura al resto del globo, pues la idea es que desde nuestra cultura podamos mirar a otros para seguir creciendo.

¿Quiénes podrán hacer uso de los libros y de los demás servicios que se ofrecerán?

La audiencia que podrá hacer uso de esta biblioteca es amplia, apunta a niños, jóvenes y familias. Así como también considera a los mediadores y adultos en general que trabajan con la literatura infantil, pues L.A. Biblioteca contará con una sala de literatura especializada en este tema, además contará con pasantías y un sinnúmero de servicios. En estos momentos estamos realizando un estudio de programaciones de Bibliotecas y museos infantiles para que a partir de lo más esencial  e innovador podamos generar una programación que despierte interés en las distintas audiencias.

¿Cuál es la importancia de crear estos espacios para niños y jóvenes?

Es importante darles a los niños y jóvenes el protagonismo para apropiarse de la cultura, de ideas y personajes desde un espacio propio, que les permitan explorar la lectura y el conocimiento desde distintas vivencias sensoriales, por medio de las que puedan satisfacer su curiosidad, necesidad de saber, crear y jugar desde el conocimiento.

Es fundamental crear este tipo de espacios, pues les abren a los niños y jóvenes una luz que los acerca desde la curiosidad al conocimiento humano, desde una necesidad de explorar por su cuenta el saber y generar así una nueva experiencia memorable. Este tipo de experiencias, permitirán concebir la lectura como ese vehículo que los conecta con el gusto por conocer.

La creación de L.A. Biblioteca Latinoamericana para niños y jóvenes es aspirar a profundizar en las maneras de acercar a un niño y a un joven a la lectura: valorar sus intereses, necesidades y búsquedas. Vincular prácticas cotidianas culturales por una verdadera humanización del lenguaje, un acercamiento a la lectura que se hace por gusto, por curiosidad, por amor al conocimiento, para convertirse en un lector permanente.

La sociedad necesita buenos lectores. Ya sea en el ámbito familiar, escolar, social o laboral, encontrarse con un hijo, alumno o un amigo lector, es situarse en una tierra fértil de comprensión, humanidad y sabiduría. El ambiente de la lectura genera, en cada uno de nosotros, un cambio interno y externo; nos puebla de nuevos conocimientos, emociones y nos sostiene con especial dulzura y gracia.