La labor de IBBY México para lograr la participación de los ciudadanos en la cultura escrita

 

(De izq. a derecha: Lorena Aguilar, Bertha Alicia Serrano y Cristina Vargas)

 

En 1979 nació en México la Asociación para Leer, Escuchar, Escribir y Recrear, A.C  con la misión de promover la literatura infantil y juvenil en diferentes Estados de este país centroamericano. Veintinueve años después cambiaron su nombre por IBBY México/A leer con el fin de darle la vuelta a su principal objetivo y enfocarse en todos los lectores.  

IBBY México se ha caracterizado por estar siempre presente en los eventos más importantes de la LIJ. En el 2012 fueron los anfitriones del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil y, en el 2014, tuvieron el honor de ser la sede del 34° Congreso Internacional de IBBY, al que asistieron 66 países y 971 participantes.

Con más de diez proyectos en vigencia, la organización está cumpliendo de la mano de sus colaboradores su principal propósito: “Participar en la construcción de una sociedad plural y activa en la que los ciudadanos tengan oportunidades para formarse como usuarios de la cultura escrita; que los libros sean parte de su vida y que la lectura autónoma y voluntaria se convierta en una actividad cotidiana”.

IBBY México cuenta con su propia biblioteca, ubicada en la señorial Casa de la Araucaria, un espacio simbólico debido a su valor histórico. Allí, la Biblioteca BS (Biblioteca Santiago) alberga todo tipo de libros infantiles y presta su servicio a todas las personas que quieran hacer uso de los recursos bibliográficos.

Fundalectura habló con Cristina Vargas, Bertha Serrano y Lorena Aguilar sobre el papel de los jóvenes en la lectura y el panorama de la cultura escrita en México.

 

¿Qué iniciativas de promoción de lectura se han adelantado desde IBBY México?

Desde el nacimiento de la Asociación se han realizado diplomados y talleres de formación a mediadores con la metodología de IBBY México: Lectura en voz alta, selección de libros y charlas literarias.

En 2005 se inició NEL (Nosotros Entre Libros), un programa en alianza con la Secretaría de Educación Pública que consistía en coordinar a maestros y padres de familia para que leyeran una vez a la semana en un grupo de algunas primarias públicas. En la Ciudad de México se llegó a incidir en 825 escuelas y 92 escuelas en el Estado de Oaxaca, 60 en Baja California, 175 en Jalisco, y un pilotaje en 4 escuelas en los Estados de Chiapas, Puebla, Hidalgo, Querétaro, Chihuahua y Nuevo León. El programa se llevó a cabo con la participación de más de 120.000 voluntarios y fue un parteaguas para muchas personas, ya que transformó sus vidas, sobre todo para las madres de familia que encontraron en la lectura un proyecto de vida.

Actualmente una línea de trabajo sustantiva para el logro de la misión de IBBY México es la oferta en formación de mediadores que incluye talleres y cursos, tanto en manera presencial como en línea, con el fin de propiciar herramientas teóricas y prácticas para que en su tarea cotidiana logren establecer puentes significativos y perdurables entre niños y jóvenes.

Otro proyecto es Imagínalee que además de fomentar la lectura, consiste en la difusión de libros, autores, formación de jóvenes lectores y géneros que circulan poco en internet, un lugar para descubrir, imaginar, seguir leyendo, escribir y encontrarse con otros lectores. Nació en enero de 2012 como una respuesta y un posicionamiento sobre los hábitos de consumo cultural: cada vez más, los chicos usan internet para informarse acerca de los libros, pero también para compartir sus opiniones y experiencias sobre lo que leen.

Por otro lado, desde hace dos años, gracias a nuestro equipo de voluntarios, se lleva a cabo un taller de creación literaria con niñas y niños de escuelas públicas y además a las mamás que los acompañan se les ofrece entrar en un círculo de lectura para que esta acción tenga más impacto en toda la familia.

 

¿Qué es ser mediador de lectura? ¿Cuál es la importancia de formar mediadores de lectura?

Un mediador es toda persona interesada en que la lectura y la escritura sea una experiencia significativa para el público que atiende, sean niñas, niños, jóvenes o adultos, y que el impacto de esta experiencia posibilite su permanencia a lo largo de la vida.

Para tal propósito el mediador de la lectura y la escritura debe ser un lector, conocer la oferta literaria dirigida a los diversos públicos y sus  gustos lectores, capaz de  proponer libros y temas que posibiliten el diálogo, la discusión y la reflexión. Un hábil mediador de la lectura y la escritura cuenta con la capacidad de propiciar la construcción de espacios de lectura abiertos, donde las diferencias en cualquiera de sus manifestaciones representen para cada integrante  la posibilidad de crecimiento y aprendizaje. Es un hábil lector que atrapa la atención de sus públicos mediante la lectura en voz alta, donde utiliza recursos de fonación, entonación y expresión corporal. 

 

¿Cómo están involucrados los jóvenes en sus programas de lectura?

En México, los jóvenes se han involucrado de manera libre y autónoma en el programa de Booktubers, además de que existen diversos talleres que responden a sus intereses. Un ejemplo de ello es el taller de radio que se imparte todos los sábados en IBBY México cuyo objetivo es ofrecer un modelo de capacitación integral a adolecentes para la creación y operación de un programa radiofónico en internet; con base en la metodología de IBBY México, que favorezca su formación como usuarios de la cultura escrita, el desarrollo de capacidades comunicativas, sociales y digitales, así como fomentar su participación ciudadana. Actualmente asisten 20 jóvenes.

 

¿Cómo crear actividades y programas de inclusión a la lectura?

La participación es un derecho que tienen todas las personas con discapacidad como  cualquier miembro de la sociedad. La lectura forma parte de la vida cotidiana y es parte de la forma de aprendizaje, de enseñanza, de creación y sobre todo de la construcción de la identidad de las personas, puesto que va más allá de la interpretación de grafías y posibilita mejorar la calidad de vida. 

Nosotros, como mediadores de lectura, tenemos el compromiso de acercar la literatura a todas las personas priorizando su valor como medio de interacción social al escuchar una historia y al establecer un diálogo a partir de una historia compartida.

 

¿Qué son los Bunkos?, ¿hace cuánto tiempo funcionan?, ¿cuál es el fin de estos espacios?

Los Bunkos son espacios de lectura que se instalan donde no hay acceso a una biblioteca escolar o pública. Cuentan con la presencia de un mediador y un acervo de cuidada selección, acompañados en su operación por IBBY México durante un tiempo definido, dependiendo del contexto y sus circunstancias de instalación.

IBBY México cuenta con una experiencia de 25 años en la operación del programa Bunkos. En el transcurso de este tiempo, su metodología de trabajo ha estado en constante evaluación en sus diferentes procesos: desde la gestión de los contenidos de formación como usuarios de la cultura escrita, de los espacios a intervenir, de la planeación, organización, equipamiento y funcionamiento del espacio, hasta el diseño de indicadores de seguimiento y evaluación de impacto.

Su objetivo es contribuir a la Misión de IBBY México: fomentar la lectura para contribuir al desarrollo de personas reflexivas y críticas, que sean competentes en: leer, escuchar, escribir y comprender lo leído.  

 

Ustedes han realizado actividades de lectura con abuelos, ¿cuál ha sido el impacto en las bibliotecas y espacios de lectura al trabajar con adultos mayores?

Este programa se inicia en marzo de 2011 por iniciativa de la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México e IBBY México. Para este proyecto se eligieron tres sedes de la UNAM: el Centro Cultural Universitario UNAM, el Centro Cultural Tlatelolco y el Museo Universitario del Chopo. Durante seis años se ha trabajado de forma ininterrumpida, contamos actualmente con catorce generaciones graduadas de Abuelos Lectores y Cuentacuentos.

Sus actividades como voluntarios después de su formación se han diversificado, algunos colaboran en centros hospitalarios, otros en casa de cuidado para los adultos mayores, en escuelas públicas apoyando los proyectos de lectura y escritura, en bibliotecas públicas y, en nuestra biblioteca.

Específicamente en IBBY México representan un recurso humano invaluable, al contar con su trabajo voluntario comparten sus saberes y su tiempo, tanto en las actividades y talleres de la biblioteca, como en los proyectos especiales de la asociación aportando un valor agregado a la misión de nuestra asociación.

 

¿Cómo se dinamizan las bibliotecas?, ¿qué actividades se realizan para acercar a las personas a las bibliotecas?

Para los 112 millones de habitantes, México cuenta a lo largo y ancho de la República con 7 mil 413 bibliotecas públicas instaladas, por lo tanto hay aproximadaemente16.400 usuarios por biblioteca

Los servicios que ofrecen actualmente las bibliotecas son:

  • Préstamo interno y externo
  • Servicio de consulta
  • Actividades de promoción a la lectura y orientación
  • Y dependiendo de su especialidad y tamaño:
  • Servicios digitales
  • Libros en Braille y/o audiolibros
  • Hemeroteca
  • Secciones especializadas: niños, jóvenes, general y multimedia
  • Salón de juegos

Una de las bibliotecas más importantes de la ciudad, es la Biblioteca de México que desde 2003 tiene una sección infantil para un rango de edad entre los 0 y 15 años, en la que se atienden además a personas con discapacidad y se llevan a cabo actividades para acercar a los distintos públicos a la lectura.

La Biblioteca Vasconcelos es también muy concurrida, atiende hasta 5.000 usuarios todos los días y cuenta con un espacio para niños. En los últimos años se ha convertido en la biblioteca más dinámica del país. Cuenta con una exposición temática de libros que proponen los bibliotecarios junto con los usuarios.

La Biblioteca BS de IBBY México es un espacio activo y dinámico especializado en niños y jóvenes. Recibimos alrededor de 30.000 usuarios al año y contamos con un acervo de 25.000 ejemplares. El acercamiento a las bibliotecas sigue siendo precario. En nuestro país todavía existen muchas mejoras por hacer. 

 

¿Qué está pasando con la lectura en México?